Clínica Asturias: C/ Naranjo de Bulnes, 4 33012 - Oviedo

902 28 60 60

    Otoplastia o cirugía de orejas en niños y adultos

    22 de Octubre de 2014

    La otoplastia o cirugía de las orejas es de las escasas intervenciones estéticas que se pueden realizar durante la infancia, dado que las orejas han crecido casi por completo a los 4 años. Muchos padres y madres acuden a nuestra clínica de estética en Oviedo preocupados por la autoestima de sus hijos pequeños y adolescentes con orejas prominentes o “de soplillo”. Las burlas en el colegio son frecuentes en estos casos y pueden causar un serio complejo para el niño que las sufre. En cualquier caso, es importante resaltar que el deseo de someterse a la intervención debe nacer del niño y no de sus padres. Así pues, no se debe insistir en la cirugía hasta que no se observen comportamientos negativos del niño o niña con respecto a sus orejas o hasta que el pequeño manifieste su intención de operarse. Está demostrado que aquellos niños que se encuentran a disgusto con sus orejas se muestran más colaboradores y quedan más satisfechos con los resultados.

    Teniendo en cuenta las anteriores apreciaciones, los especialistas consideramos positivo que la intervención se efectúe lo antes posible, aunque la otoplastia también puede realizarse en adultos con las mismas garantías de seguridad y óptimos resultados.

    Es importante destacar que las orejas prominentes no constituyen un problema en sí mismo, ni generalmente están relacionadas con alteraciones en la audición si bien, como dijimos antes, pueden constituir un problema estético. En este sentido, hay que resaltar que se trata de una operación sencilla, sin grandes complicaciones que puede realizarse perfectamente con anestesia local excepto cuando se realiza en niños muy  pequeños, en cuyo caso precisa anestesia general o sedación.

    LA CIRUGÍA: DURACIÓN Y TÉCNICAS

    La otoplastia suele durar entre ½ y 1 hora. La técnica elegida variará en función de las circunstancias de cada paciente y debemos valorarla en la consulta. Por lo general, se efectúa una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja, dejando expuesto el cartílago auricular. A continuación, se esculpe el cartílago y se dobla hacia atrás para mantener la nueva forma. A veces, hay que extirpar una parte del cartílago para obtener una oreja más natural. Finalmente, se extirpa una cuña de piel de la parte posterior de la oreja.

    En cuanto a la cicatriz, esta no queda expuesta, ya que se mantiene oculta detrás de la oreja. En muchas ocasiones, aunque solo una oreja presente problemas, se suelen intervenir las dos para lograr una mejor simetría.

    La vuelta a la normalidad es relativamente rápida. Si la intervención se realiza con anestesia general suele ser necesario permanecer una noche en la clínica, hasta que desaparezcan los efectos. En caso de anestesia local, el paciente es dado de alta de inmediato. Tras la cirugía, se coloca una venda alrededor de la cabeza que, después de unos días, se sustituye por una más ligera. A la semana se retiran puntos y vendaje, recomendándose el uso de una banda para dormir durante 15 días y evitar cualquier tipo de actividad en la que puedan doblarse las orejas.

    El posible dolor que pudiera aparecer en las orejas tras la cirugía precisa de tratamiento analgésico. Los niños pueden regresar al colegio a los 7 días de la cirugía, mientras que, en la mayor parte de los casos, los adultos regresan al trabajo antes.

    Si necesitas más información sobre la otoplastia llámanos y pide cita en nuestra clínica de estética en Oviedo. Estaremos encantados de atenderte y resolver todas tus dudas.