Clínica Asturias: C/ Naranjo de Bulnes, 4 33012 - Oviedo

902 28 60 60

    Lo que debes saber antes de someterte a una rinoplastia

    26 de Mayo de 2014

    La rinoplastia es una intervención de cirugía plástica habitual en nuestro centro de cirugía estética en Oviedoy su objetivo es modificar la forma o la funciónde la nariz.

    Permite disminuir o aumentar su tamaño, corregir alteraciones poco atractivas desde el punto de vista estético, cambiar la forma de la punta y modificar el tamaño de los orificios nasales (entre otros procedimientos), con el objetivo de adaptar el aspecto de la nariz al gusto del paciente. No obstante, hay que resaltar que  la operación no solo responde a motivaciones estéticas. También puede estar indicada en caso de traumatismos, problemas congénitos o cuando existen desviaciones en el tabique nasal que generan problemas respiratorios. 

    Cada operación es única, por tanto no se debe generalizar a la hora de hablar sobre las indicaciones, métodos, tiempo de recuperación etc. En cualquier caso, ofrecemos aquí algunos datos de interés para todas aquellas personas que están valorando someterse a una intervención de este tipo:

    Armonía, no perfección: un rostro bello se basa en la armonía y el respeto por la identidad de cada persona, no en la perfección. El cirujano hablará con el paciente sobre sus motivaciones, deseos y objetivos de cara a la intervención para proponer un resultado equilibrado y atractivo a partes iguales.

    Edad: la mayor parte de los cirujanos no recomiendan efectuar una rinoplastia hasta los 14-15 años, aunque hay quien prefiere esperar hasta que el desarrollo físico y emocional del paciente haya finalizado.

    Intervención: se realiza en una clínica o centro hospitalario bajo anestesia local con sedación o anestesia general, según las preferencias del paciente o las recomendaciones del cirujano. Lo habitual es permanecer en la clínica la noche tras la cirugía y dar el alta al paciente al día siguiente. El proceso suele durar entre 1 y 2 horas, aunque depende de la dificultad de la intervención. Las incisiones suelen situarse dentro de la nariz para evitar cicatrices externas o como mucho en la base de la nariz a nivel de la columela. Luego se separa la piel de su soporte (hueso y cartílago), extirpando lo necesario o, en ocasiones, añadiendo injertos y darle, así, la forma deseada. Después, es necesario distribuir la piel sobre el nuevo soporte. Tras la cirugía, una escayola ayuda a mantener el aspecto renovado de la nariz y unos tapones evitan el sangrado y contribuyen a estabilizar el tabique.

    Al llegar a casa: en nuestro centro de cirugía estética en Oviedo recomendamos quelas primeras 24 horas el paciente evite realizar esfuerzos y se aplique frío localmente. Puede notar la cara con hinchazón, tener hematomas alrededor de los ojos o sufrir dolores de cabeza. Todos estos síntomas alcanzan un pico máximo a los 2-3 días de la intervención y luego remiten poco a poco. Se alivian con medicación y compresas frías. Muchas personas pueden incorporarse a su actividad normal a la semana de la operación, mientras que la mayoría de los hematomas y la hinchazón desaparecen en aproximadamente 15 días. No obstante, se recomienda no practicar deportes de alto impacto (saltar, correr, practicar tenis, etc.) en varias semanas.

    Riesgos y complicaciones: son infrecuentes y habitualmente menores, siempre que nos aseguremos de ponernos en manos de un cirujano profesional y experimentado. Pueden consistir en infección (excepcional en esta zona), sangrado por la nariz (frecuente las primeras 24 horas) o reacciones a la anestesia (muy infrecuentes). En algunas ocasiones poco habituales pueden producirse asimetrías, adherencias o irregularidades que pueden requerir algún tipo de retoque.

    Resultados: la mejoría es progresiva en el paciente, no apreciándose cambios radicales para el resto de personas, dado que la naturalidad es, como dijimos antes, el principal objetivo. Para emitir un juicio definitivo habrá que esperar varios meses e incluso un año. Sin embargo, una vez desaparecidos los hematomas y la hinchazón, el paciente ya podrá disfrutar de un aspecto atractivo y equilibrado.

    Tomar la decisión de someterse a una intervención quirúrgica, ya sea por iniciativa propia o por recomendación facultativa, es siempre un momento delicado y muy meditado. A pesar de los avances en la cirugía plástica moderna, aún hay muchos pacientes que tienen ciertas inquietudes y temores a la hora de entrar en la sala de operaciones. Es algo totalmente lógico y, sin duda, es tarea del doctor y su equipo ofrecer al paciente toda la información que demande, explicando el proceso todas las veces que sea necesario y resolviendo cada duda de forma personalizada. En nuestra clínica, el doctor Sánchez Lorenzo es consciente de que la información que se brinda al paciente proporciona la tranquilidad y la información suficiente para afrontar este tipo de operaciones, por lo que dedica buena parte de la consulta a explicar al detalle la intervención y aclarar cualquier cuestión planteada por el paciente.