Clínica Asturias: C/ Naranjo de Bulnes, 4 33012 - Oviedo

902 28 60 60

    Lactancia con prótesis mamarias

    13 de Octubre de 2015

    Sobre todo ante cuestiones relacionadas con los cuidados básicos y las atenciones que requerirá tu bebé. Una de las dudas más frecuentes que encontramos en nuestra clínica de aumento de pecho en Asturias es cómo afectará el hecho de tener prótesis mamarias durante el período de lactancia. Evidentemente, muchas de nuestras pacientes se muestran inquietas ante la posibilidad de que un aumento de mamas les impida dar el pecho a su hijo. Por este motivo, queremos aprovechar este espacio para contarte todo lo que debes saber sobre la lactancia y el aumento de mamas.

    La mamoplastia de aumento es una de las intervenciones estéticas más demandas en nuestro país. No se trata sólo de aumentar el volumen de los senos, sino que en ocasiones se recurre a esta técnica para mejorar la forma o el aspecto de las mamas. Es decir, este método permite mejorar problemas de asimetría, corregir la forma o aumentar su tamaño.

    En Clínica Sánchez Lorenzo contamos con un equipo especializado de gran experiencia en el manejo de las técnicas más cuidadosas para la glándula mamaria y que permiten que la colocación del implante mamario no afecten al funcionamiento de dicha glándula. Por lo tanto, las mujeres que se someten a un aumento de pecho podrán alimentar a sus bebés de forma natural, sin ningún problema.

    Generalmente, la prótesis suele ir colocada detrás del músculo pectoral, por lo que la glándula queda por delante del mismo y más preservada de la cicatriz quirúrgica. Ni siquiera en el caso en el que se introducen los implantes por la areola se contraindica la lactancia materna. No obstante, las mujeres que se someten a una intervención de aumento de pecho pueden sufrir molestias como tirantez en la piel, al cambiar el volumen de los senos o insensibilidad temporal en la zona de cicatrización. Es recomendable esperar, al menos, seis meses tras la intervención para dar el pecho a un bebé.

    Otra preocupación latente, entre nuestras pacientes, es sí se alterará el aspecto de sus mamas tras la lactancia. Esto si puede ocurrir, fundamentalmente por el estiramiento de la piel.. Durante esta etapa se produce un incremento natural de los senos, por lo que habrá que hidratar muy bien la piel y tener en cuenta una serie de cuidados para que la estética de los mismos no se vea afectada.