Clínica Asturias: C/ Naranjo de Bulnes, 4 33012 - Oviedo

902 28 60 60

    Cómo gestionar las emociones antes de una intervención estética

    29 de Enero de 2016

    Mostrarse inquieto antes de someterse a una intervención estética es lógico. El miedo o la ansiedad son algunas de las emociones más frecuentes antes de pasar por el quirófano. Sin embargo, como una de las clínicas de cirugía estética en Oviedo sabemos bien que existen algunas acciones que pueden paliar los nervios y sirven para que los pacientes encuentren sosiego. Cuando el temor entra en escena es normal que surjan todo tipo de pensamientos, que pueden desembocar en cierta ansiedad.

    Desde Clínica Sánchez Lorenzo queremos darte algunos consejos para que puedas controlar tus emociones antes de una cirugía estética. Es más sencillo de lo que parece, sólo habrá que seguir una serie de pautas. Lo más importante de todo es estar seguro de la decisión tomada, tener claro el principal motivo por el que vamos a pasar por el quirófano. Además, ponerse en buenas manos también aporta seguridad y confianza. Finalmente, tener en cuenta que el objetivo de la intervención es hacerte sentir mejor contigo mismo, mejorando tu autoestima.

    Como ya hemos comentado, una de las cuestiones clave antes de someterse a esta intervención será elegir un cirujano con sobrada experiencia. La relación entre médico y paciente deberá ser estrecha, tanto como para que siempre puedas preguntarle todas tus dudas al respecto de la operación y estar más tranquilo durante todo el procedimiento. En las primeras consultas deberá explicarte, detalladamente, cuáles son los resultados que puedes esperar para que siempre tengas una visión realista de la intervención.

    Cuando se han cumplido todas estas premisas, llega el momento de lidiar con nosotros mismos. Se trata de superar las emociones que nos pueden causar que se acerque el momento de la operación. La mejor manera de hacerlo es identificar aquellas ideas irracionales, que pueden ser los pensamientos negativos, exageraciones, etc. Estas ideas no nos aportarán nada positivo, por lo que lo más sensato será sustituirlos por otros pensamientos más adecuados, como los motivos que te han llevado a tomar esta decisión o los resultados que esperas conseguir.

    Las técnicas de relajación y meditación, como los ejercicios de respiración, son una buena forma de calmar la ansiedad y relajarse, de templar los nervios. Otra cuestión relevante, que ayuda a pasar por una intervención estética, es el apoyo del entorno más cercano del paciente. Generalmente, nuestros seres queridos nos quieren tal y como somos, pero deben entender que esta decisión será reconfortante para la persona que la toma, que desea acabar con un complejo o un problema estético que le está causando sufrimiento y dolor.